Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros para recopilar información estadística sobre tu navegación y mostrarte contenido y publicidad, adaptados a tus preferencias. Estas cookies no pueden identificarte. Si quieres, puedes cambiar tu preferencias o ampliar esta información. Puedes ampliar información aquí Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.

Una primera dama modelo

 

fotonoticia_20080326213002_500-1.jpg
 

Carla Bruni se ha estrenado como primera dama de Francia nada menos que en presencia de la Reina de Inglaterra, y esta vez, a diferencia de lo que nos tiene acostumbrados, ha posado frente a los flashes vestida, después del escándalo que provocó la subasta de una foto suya tomada diez años atrás en la que aparecía desnuda.

Con abrigo largo, sombrerito gris y guantes negros a juego con el cinturón, la ex modelo mostraba su imagen más recatada y sobria, dejando atrás su habituales vaqueros y su estilo desenfadado. Muchos han comparado su look con el de Jacqueline Kennedy, quizá la primera dama más famosa de la historia y sin duda la inquilina más fashion victim que haya tenido jamás la Casa Blanca.

portada-1.jpg

Sus famosos trajes chaqueta en colores pastel y sus sobrios vestidos hicieron inconfundible el estilo Jackie, imitado hasta la saciedad por las americanas pudientes de la época, el responsable fue el diseñador Oleg Cassini, quien creó más de 300 modelos para ella, convirtiéndola en un icono de la moda.

Sin embargo, su imagen en el recuerdo colectivo siempre quedará asociada a aquel traje chaqueta rosa de Chanel que vestía el fatídico día en el que su marido fue asesinado. Cuenta la leyenda negra, que Coco despreciaba a la primera dama y lejos de considerarla un ejemplo glamour la francesa decía entre bambalinas que no había nadie peor vestido que Jackie en los cinco continentes.

Lo cierto es que pese a lo que pudiera pensar la genial diseñadora, Jacqueline Kennedy sigue siendo un referente con el que comparar a las primeras damas del mundo, y aunque la Bruni ha estado perfecta en su primer acto formal, hemos echado de menos un poco más de estilo propio, que algo le debe quedar de su etapa de modelo. Me recuerda a otro ejemplo más cercano, el de Doña Letizia, que aunque siempre va correcta, da la sensación de que ha sido otro quien le eligió el vestido, al verlas uno tiene la sensación de que van disfrazado de princesa, primera dama o esposa consorte pero que en realidad visten un traje prestado.

Leave a Comment

Name (required)

Mail (will not be published) (required)

Website

Comment