Contras y Pros de pedir ayuda telefónica para la Declaración de la Renta

¡Hola, lectoras! Las que me conocéis sabéis que yo soy muy de pedir ayuda, para ir sobre seguro; y de pagar para hacer las cosas bien. Soy impulsiva y me gusta hacer las cosas bien a la primera, no me gusta perder el tiempo.

Por eso cuando llega el momento de hacer la declaración de la Renta, me dan ganas de contratar a una gestoría para que me la haga. Qué engorro, qué agobio… Pero claro, por lo que tengo entendido, suelen trabajar con “cuota mensual”, y no sé si me aceptarían hacerme una revisión así, suelta, de mi declaración. Además, paso de gorronear horas a los amigos de mi chico que saben de esto… que luego hay que devolver los favores 😉

declaracion-de-la-renta

Mi chico tampoco tiene idea… al final, siempre acabamos llamando por teléfono a la Agencia Tributaria o yendo en persona. Y es otro lío y otra pérdida de tiempo. Además, tengo una amiga que dice que no se fía… que la AEAT, al final, es “juez y parte”, y piensa que no le van a hacer la declaración igual de bien que “alguien que esté de tu lado”. Yo eso no lo creo, pero… quizá sí que sea cierto que alguien a quien le pagas te va a hacer la declaración con más mimo.

Un modo de conseguir alguien implicado pero al que puedes acceder rápido y está especializado es llamar a un número de atención telefónica. El año pasado yo llamé al 11846, propiedad de la gente de 11811, y me asesoraron perfectamente… ¿Tú crees que la gente estará dispuesta a compartir tus datos por teléfono? Al fin y al cabo la devolución la van a hacer a tu cuenta 😉 Estoy haciendo una encuesta, te agradecería que la rellenases. ¡Yo como ves sí que llamé!

Fill out my online form.


Fill out my online form.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *